BUNKAI

El objetivo primordial del Karate es la continua búsqueda de EFICIENCIA.

Definimos Eficiencia como la capacidad de lograr un resultado buscado con el mínimo de energía.

ɳ=W/Q ɳ: eficiencia; W: trabajo; Q: energía

Kata es la manifestación de la eficiencia por antonomasia de nuestro arte. Unos pocos movimientos seriados y coordinados conservados dentro de una estructura que nos permite guardar gran cantidad de significados e interpretaciones de cada secuencia motora.

A las diferentes interpretaciones de los segmentos de un mismo kata, se le llama BUNKAI ŌYŌ 分 解 応用, (分: Bun; 解: Kai; 応 Ō; 用 Yō), literalmente desmontar o analizar para poner en práctica.

Cada gesto o estructura motriz de un kata puede tener tantas interpretaciones o Bunkai como la imaginación permita, pero dentro de cierta lógica selectiva.

En el análisis de todo patrón técnico primero debemos definir cuál es nuestro patrón, dónde comienza y dónde termina la secuencia motriz a analizar.

Esto exige cierta metodología de trabajo.

Nuestro Kata es la pieza única que primero debe ser desmontada, desmenuzada en partes más simples que luego podamos estudiar, analizar para así lograr tener una mejor visión del todo.

Cuan profundo o cuan creativos seamos al momento del análisis dará como resultado distintas y novedosas formas de interpretación.

Entonces, si Bunkai es desarmar un kata para su análisis, BUNSEKI (分析) será definir cada unidad técnica a analizar.

Bunseki es la parte más compleja de nuestro proceso de análisis e implica no solo un conocimiento acabado del Kata sino de las posibilidades de darle continuidad a cada resolución. Esta acción suele estar a cargo de los mayores referentes de un estilo, aunque no deja de ser un excelente ejercicio intelectual para quienes nos interesa buscar nuevas posibilidades.

Por último, ya hemos dividido el Kata (bunkai), definimos las unidades funcionales (bunseki), sólo nos queda aplicar, sintetizar los conocimientos que devienen del análisis y aplicarlos al combate.

Esto ocurre en el ŌYŌ (応用).

Esta palabra significa “aplicación práctica” o “poner en uso”. La combinación de los términos ō y bunkai se usan para describir el proceso específico de descomposición del kata y su posterior aplicación práctica en situaciones específicas de combate contra uno o más oponentes, de forma continua o segmentada, original o predeterminada, readaptándose al ataque o avanzando sin pausa hasta la completa aniquilación de nuestro oponente.

Existen tres niveles donde los Grandes Maestros organizaron su estudio que, a modo de aumentos de un microscopio, nos indican la profundidad del análisis del bunseki.

Describiré brevemente cada una de estos enfoques:

Omote Bunkai (表) significa: lo que está en la superficie, lo evidente. Representa la versión obvia del movimiento, lo simple, lo directo. Si en el kata se presenta un bloqueo, un jodan age uke por ejemplo, implica que del otro lado exista un oi tsuki jodan. Esta interpretación literal de la técnica nos ofrece un bunkai fácil de practicar, simple y efectivo.

Ura Bunkai (裏) significa reverso, al revés. Es el análisis de la técnica oculta o sutilmente sugerida, si la postura final es un neko ashi dachi, quizás se esté sugiriendo un mae ashi geri, por otro lado un bloqueo quizás se trate de un estrangulamiento, un violento giro de cadera tal vez implique una nage waza.

Hontō Bunkai (本当) la interpretación “verdadera” o “real”. Cada kata tiene un bunkai original, siendo rastreable en mayor o menor medida hasta él fundador del estilo o el kata. Pero este no es la única interpretación posible de esta variante. Algunos Maestros aseguran que Hontō Bunkai implica la respuesta inmediata ante un ataque inesperado y violento. Lo “verdadero” o “real” es la reacción inconsciente que resulta del trabajo de años y años de la práctica de un Kata y sus secuencias.

En todo caso, cada una de estas modalidades puede ser Kihon (基本), básica o Jiyū (自由), libre.

Ninguna de estas modalidades invalida las otras, todas ellas son excelentes ejercicios físicos y mentales. Su complejidad, su estructura, su fidelidad para con el movimiento podrán variar, pero nos obligan a pensar y repensar el Kata sistemáticamente, es decir con un plan.

Es fácil comprender que las diferentes estructuras que reconozcamos o elijamos en un Kata multiplicadas por la profundidad del análisis, multiplicadas otra vez por las posibilidades de un gesto, hace que un solo Kata, por sencillo que parezca, tiene un número enorme de resoluciones.

Bunkai Ōyō nos permite desarrollar reflejos y velocidad de ejecución; descubrir nuestra capacidad de movimiento y distancia en relación al oponente; darle sentido a movimientos que a priori pueden parecer superfluos o innecesarios. Entender Kata más allá de sus propios límites.

Inclusive los análisis coreografiados son de utilidad en nuestro proceso de aprendizaje. ¿Acaso Kata no es en sí mismo una coreografía?

De este mecanismo de repetir las secuencias de kata devenidas en Kumite, una y otra vez, derivarán los Kumite Bunkai Renraku (連 絡) y Kumite Bunkai Renzoku (連 続)

La traducción literal de Renraku es: entrelazar, comunicar, debatir. Renzoku, por su parte, significa: serie, sucesión, continuado.

En nuestro estudio del Bunkai, debemos contemplar que un giro no siempre es un cambio de frente o de oponente, un hiki-te no solo puede entenderse como mecanismo de balance, un dachi nos dice mucho más que el capricho estético de su forma, un uchi puede no querer hacer impacto directo.

Al observar la inmensidad de este legado no puedo menos que conmoverme por tal vastedad conjugada en una “coreografía” de no más de 3 minutos.

Kata adquiere otra dimensión cuando lo estudiamos analíticamente y eso sin considerar el excelente ejercicio coordinativo, volitivo y pedagógico que es.

Cuando practicas Kata, estas mojando tus tobillos en un océano que espera lo descubras.

Bibliografía:

Cogan, Michael (2003). A Goju Ryu Guidebook: The Kogen Kan Manual for Karate. Trafford Publishing.

Johnson, Nathan J. (2006). The Great Karate Myth: Unravelling the Mystery of Karate. Wykeham Press.

Kane; Wilder. The Way of Kata: A Comprehensive Guide for Deciphering Martial Applications.

Kerr, George. Okinawa: History of an Island People. 1958, Tokyo, Charles E. Tuttle Company.

Toguchi, Seikichi (1976). Okinawan Goju-Ryu. Black Belt Communications.

Tung, Louise Watanabe (1993). Japanese/English English/Japanese glossary of scientific and technical terms. J. Wiley & Sons.

http://www.yoshukai-argentina.com/2015/etapas-y-niveles-de-bunkai-de-una-kata/

https://www.karateobsession.com/2015/03/terminology-confusion.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.