EL JARDINERO DE PIEDRAS

…el Hombre, el Padre, el Amigo, el Docente severo y gentil, agradecido a la nación que le dio la oportunidad de desarrollar su Karate tan lejos de sus maestros, pero tan cerca de sus convicciones.

YASUDA TETSUNOSUKE

Subí al avión con los ojos tan húmedos como el clima de la isla. Me esperaban 44 horas de viaje para llegar a occidente un día antes de haber salido. Okinawa me había atrapado pero Hanshi Yasuda me había dado la mejor lección de mi vida: Si alguien se toma el trabajo en venir a aprender debemos darle lo más valioso que tenemos: nuestro tiempo.

Trenes

En Imaginaria hay un hermoso tren rojo, dorado y negro.
Recorre toda la comarca en un lento y tranquilo paseo de topología anular con una sola estación, desde dónde, sus circunstanciales pasajeros, siempre salen esperanzados y siempre llegan sorprendidos.

Tristezas

Las tristezas en Imaginaria son cosa seria. Nadie anda por ahí tomándolas a la ligera o descuidándolas. No señor! Una tristeza es un bien, un tesoro invaluable que todo imaginario conserva como pequeñas cuentas de un rosario, como perlas que en vez de estar atadas a un cordel, les revolotean cual mariposas de otoño.

Jaque

Los imaginarios suelen asomar sus cabezas sobre colinas como hombreras para ver, en un teatro en blanco y negro, las batallas simbólicas que emprenden sus marmolados habitantes…

Faros

…en Imaginaria, la medida de los héroes son aquellas metas personales que nunca llegaron a cumplir.

Escaleras

Los imaginarios tienen su origen en la raíz cuadrada de al menos uno. Sin embargo son seres maravillosos, soñadores, compañeros, ni positivos ni negativos, artífices de sus destinos, libres.